Joe y Ruby A. v. Ford Motor Company

Condado de Los Angeles

Nuestros clientes, Joe y Ruby A. tenían un Ford F-250 del 2008, que Joe usaba como camioneta de trabajo. Desafortunadamente, la camioneta desarrolló una serie de serios problemas de motor que Ford Motor Company y sus concesionarios fueron incapaces de arreglar. El vehículo fallaba de manera regular, no arrancaba, no se detenía y sufría de fugas de refrigerante y de aceite. Al final, nuestros abogados pudieron resolver el asunto con Ford Motor Company por más de dos veces y medio lo que Joe y Ruby pagaron por su camioneta. Por supuesto, como parte del acuerdo, Ford Motor Company también pagó todos los honorarios de abogado de Joe y Ruby.