Ron B. v. FCA US LLC

Condado de San Bernardino

Nuestro cliente, Ron B., es un agente de bienes raíces de Upland, California, que compró un Dodge Durango 2011 en Jeep Chrysler Dodge de Ontario.  Ron compró el vehículo en junio del 2011 y esperaba poder manejarlo por años de manera confiable y placentera en el Inland Empire.  Sin embargo, no mucho después de que el comprara el Durango, desarrolló problemas del sistema electrónico y de motor. Los problemas de Ron con el vehículo fueron de mal en peor después de aproximadamente 40,000 millas cuando el vehículo comenzó a no arrancar y detenerse intermitentemente mientras se conducía.  Los abogados de CCA atribuyeron la demora y el no arranque al Módulo de Potencia Totalmente Integrado (o “TIPM”) de FCA, notoriamente defectuoso.  Los abogados de FCA intentaron armar a Ron y se negaron a resolver su caso por una suma razonable.  Sin embargo, juzgamos su caso ante un jurado de doce miembros en el Tribunal Superior del Condado de San Bernardino.  El jurado determinó que el vehículo estaba defectuoso, FCA le devolvió a Ron todo su dinero y le otorgó una multa civil equivalente al doble de lo que pagó por el automóvil.  Además, el jurado de San Bernardino descubrió que FCA había ocultado información fraudulenta con respecto a ciertos defectos en su vehículo.  Más tarde, el Tribunal ordenó que FCA pagara todos los honorarios y costos del abogado de Ron.